español

Vemos el periodo de movilización en torno al 15 de octubre como un periodo en el que poner en práctica formas inclusivas y, al mismo tiempo, radicales de huelga social que, rompiendo con las estrategias y los tiempos sedimentados por los sindicatos oficiales en una dirección compatibilista, sean capaces de motivar y conectar personas y colectivos a escala abiertamente transnacional.
Es evidente que esto no va a ser posible sin rechazar los sistemas de delegación y representación vigentes, que son los que sistemáticamente nutren la corrupción y la especulación en todos los territorios que forman parte de la red económica global. Este rechazo necesita de respuestas masivas, contundentes y lo más sincronizadas posible a través de todas las formas de organización y contraposición efectivas desarrolladas hasta la fecha contra la dictadura de la austeridad.
Desde la reapropiación de la renta directa e indirecta hasta el bloqueo de las infraestructuras metropolitanas, pasando por la ruptura de los mecanismos regulativos en escuelas, universidades y lugares de trabajo de vieja y nueva generación. Todas estas acciones organizadas deben enmarcarse dentro de un mismo objetivo de cambio orientado a los intereses comunes y no a intereses particulares o sectoriales. Solo de esta forma se crean las condiciones para impulsar la inclusividad activa y divulgar ideas, expresiones y prácticas comunes mas allá de la necesaria comunicación virtual.
Experiencias masivas como la de Gezi Parki o las de la Primavera Árabe nos muestran el potencial aglutinador que tiene la lucha por la reapropiación de los espacios urbanos como núcleos de confluencia, liberación y multiplicación de la lucha dentro de las ciudades. Una lucha capaz de romper con los esquemas de la “normalidad capitalista” y de fomentar el pensamiento colectivo hacia nuevas prácticas de lucha y gestión en el territorio. Pasar de propuestas a acciones ejecutables inmediatamente que puedan desplazar a las instituciones y sus medios de normalización y, por tanto, neutralización de las luchas.
En este sentido, la apuesta de una huelga social transnacional el 15 de octubre abre en todos los territorios globalizados la posibilidad de que los explotados y los marginados por las políticas neoliberales puedan reconocerse en formas de oposición colectivas y organizar su propio futuro en el marco de ese Global Change que perseguimos desde el año 2011. Todo ello fuera del marco de una fecha condicionante, como puede ser la de una simple manifestación, con el objetivo de crear un tipo distinto de temporalidad a base de relaciones solidarias y colectivas permanentes en el tiempo y de carácter universal para todos los países en lucha.
Con el objetivo de desarrollar formas y acciones de huelga social, el centro social ocupado La Dispersa acogerá los próximos días 13 a 15 de septiembre el Hub Meeting Barcelona 2013, pensado como un espacio de trabajo e intercambio para todas aquellas personas y colectivos interesados en impulsar una huelga social a nivel transnacional. Podéis ver el programa del evento aquí e inscribiros para contar con alojamiento aquí.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s